Durante la juventud, destacar en cualquier centro laboral es verdaderamente complicado. Pero si piensas que por ser joven no puedes ser un líder, probablemente estás permitiendo que la timidez o inseguridad mermen tu capacidad. Asume la responsabilidad y la actitud correcta para liderar un equipo, es cuestión de superarse día a día y convertirse en la mejor versión de uno mismo.

 

Estos son 11 consejos para los jóvenes que buscan ser líderes:

 

  1. Disfruta ayudando a otros.

Para ser un líder de éxito, tienes que tener el hábito de disfrutar ayudando a los demás, esto te permite desarrollar la empatía, cualidad indispensable para triunfar. Una persona que sabe escuchar, puede optimizar las aptitudes de cada uno de sus compañeros. Se trata de hacerse entender, no de hacerse temer.

  1. Prepárate antes de entrar a la fuerza laboral.

Encuentra una causa que te inspire y mediante el voluntariado en las organizaciones sociales o sin fines de lucro de tu comunidad podrás desarrollar habilidades de liderazgo. Gracias a las actividades que ahí desempeñarás, cuando llegue el momento de manejar desafíos en el trabajo, tendrás confianza en tu capacidad de lograrlo.

 

  1. Conviértete en un eterno estudiante.

Ten siempre ganas de absorber información nueva. Si bien la experiencia empírica te puede llevar a convertirte en un líder, leer libros o llevar cursos de desarrollo profesional son otra opción para conseguirlo. Hay numerosas herramientas ahí afuera, búscalas. Con el tiempo y constancia verás los resultados. Recuerda, la curiosidad y el entusiasmo se contagian, pero sobre todo, inspiran.

 

  1. Entiende la cultura de tu lugar de trabajo.

Pregunta, escucha y observa las responsabilidades, roles, metas profesionales y filosofía de negocios de tus compañeros de trabajo. Si sabes cómo es tu entorno, sabrás cómo desenvolverte. Aprende y adáptate, después podrás utilizar la información a tu favor.

 

  1. Identifica las áreas donde puedas proporcionar una visión diferente. 

Ten presente que tú tienes tu propia perspectiva del mundo y un campo diferente de conocimiento a otros. Si, por ejemplo, estás más en sintonía con las redes sociales que un colega de mayor edad, no temas demostrarlo y aplicarlo en la mejora continua de procesos.

 

  1. Crea una red de apoyo.

Tómate el tiempo de conocer a tus colegas, pero no sólo como compañeros de trabajo, sino como personas. Sé asertivo a nivel personal y serás recordado por todas las razones correctas. Además, esto te permitirá comunicar sin miedo tus resultados y proponer estrategias creativas, ya que estarán más receptivos a tus ideas.

 

  1. Jamás digas “no puedo”.

No tienes que ser un experto en todas las áreas que involucran tu trabajo, pero sí debes tener la disponibilidad de aprender y reconocer cuando pedir ayuda. Más importante que el expertise, es el trabajo duro y la proactividad. Si demuestras que estás dispuesto a ayudar y asumir la responsabilidad, ya estás tomando pasos para convertirte en un líder.

 

  1. No tomes todo el crédito.

Si te felicitaron por un trabajo y te han ayudado, asegúrate de mencionar a quien lo hizo. Un verdadero líder siempre reconoce el trabajo de otros. Además de ser un tema de justicia, tiene efectos muy positivos en la percepción que tienen tus compañeros de ti.

 

  1. Búscate un mentor.

Hay cosas que sólo se aprenden a través de la experiencia en la arena empresarial. Y esta sabiduría, sólo puede dártela alguien con sólida trayectoria laboral y grandes habilidades de liderazgo. Detecta a estas personas dentro de tu empresa y construye relaciones productivas con ellos.

 

  1. Evalúa tus fortalezas y debilidades.

Las personas que no son honestas consigo mismas y el equipo de trabajo, generalmente no tienen éxito o es un éxito muy efímero. Estar consciente de tus fortalezas te ayuda a colocar tus energías en el lugar correcto, y saber tus debilidades, te ayuda a aprender de los que sean mejores que tú en esas áreas.

 

  1. Evalúa tus acciones y prioridades diariamente.

Al final de tu día, pregúntate lo siguiente: “Si tuviera que vivir todos los días de la forma que viví hoy, ¿qué clase de futuro estaría creando?”. Con este ejercicio, podrás determinar si tus acciones diarias se alinean con tus prioridades y metas a largo plazo. Los actos, son agentes de cambio. Laboralmente, te ayudará a tener una perspectiva más amplia sobre tu actitud en el trabajo.

 

Ahora que ya sabes cómo ser un joven exitoso, adelante. Y si emprenderás una nueva aventura y decides buscar un nuevo empleo, ingresa a StarTalent.mx

.
Share This
A %d blogueros les gusta esto: