En las ferias de trabajo, nunca faltan los profesionales de reclutamiento que argumentan lo siguiente (tono estresado incluido): “no hay candidatos capacitados”, “he entrevistado a más de diez personas y no localizo al talento necesario”, “Tengo más de un mes con las mismas vacantes, nadie cubre los requerimientos básicos o me dejan plantado en la entrevista”, etc. Del otro lado, también existe entre la población universitaria, los recién egresados y los profesionales con experiencia, quienes afirman que “es imposible encontrar empleo”, “En mi ciudad no hay oportunidades suficientes”, “He asistido a más de cinco entrevistas, pero nunca se concreta nada”, “Me dices que no cubro con el perfil, pero si tengo doctorado, cinco años de experiencia profesional en el sector y hablo tres idiomas, entonces estoy sobre calificado”. En fin, la insatisfacción, frustración y conflictos son el pan de cada día cuando se trata de que un candidato y una empresa logren coincidir hacia una meta en común.

Si tomamos en cuenta que, de acuerdo al INEGI, la tasa de desempleo en México se ubicó en el 4 % de la población económicamente activa (PEA) en julio pasado, según cifras originales, inferior al 4,7 % del mismo mes de 2015, se puede inferir que si bien la situación actual de la economía mexicana no se encuentra en su mejor momento, existen las oportunidades para no hablar de desempleo.

Negocios de fotografía diseñado por Pressfoto – Freepik.com

En ese sentido, hay que tener claro que el nivel de conocimiento sobre los factores determinantes en una entrevista de trabajo, van más allá de la preparación académica y la experiencia.  Para empezar, debes saber que existe un 60% de probabilidad que tu reclutador o Headhunter ya sepa quién eres, tus gustos, círculos académicos y sociales antes de que se reúnan por primera vez; por consiguiente, considera los siguientes siete consejos que te serán de gran apoyo cuando tengas tu primera entrevista, incluso pueden convertirte en el candidato estrella:

 

  • Cuida tu imagen online, ¡piensa antes de publicar! Esto incluye redes sociales, bolsas de trabajo, comentarios, blogs y publicaciones en general. No decimos que sea justo, pero en la actualidad, la impresión que causa tu presencia en la web es tan importante para tu branding personal, como la impresión en “vivo y en directo”.

 

  • Diseña un Currículum vanguardista. Para despertar el interés del headhunter o el especialista en reclutamiento, tu CV debe tener una presentación impecable, lo que significa cuidar los detalles a profundidad, desde la paleta de colores hasta la redacción; debe incluir la información más importante, pero sobre todo, dicha información tiene que ser veraz y oportuna. Por cierto, no temas ser original.

 

  • Amabilidad ante todo. Sin importan el medio por el cual sea la comunicación, una sonrisa y un tono agradable traspasa las fronteras físicas y siempre son detectados, generando una buena impresión. No desestimes el poder de un apretón de manos firme, éste reflejará apertura y disponibilidad para la entrevista.

 

  • Sabemos que si enviaste tu CV significa que tienes interés en la vacante, sin embargo, en el afán de conseguir el trabajo que deseas, debes ser persuasivo. No basta con el interés implícito, tienes que demostrarlo: investiga sobre la empresa empleadora, el nombre de quien lleva el proceso, hazle preguntas claves al entrevistador sobre la vacante, etc.

 

  • No dejes de aprender. Como te hemos contado con anterioridad, el aprendizaje continuo es una manera sencilla y prácticamente gratuita de mantenerte actualizado, además es una prueba de que eres una persona interesada en la mejora continua de sus capacidades.

 

  • Potencializa tu inteligencia social. Las personas ermitañas no suelen ser los favoritos de las grandes organizaciones. Mejor desarrolla tu capacidad para entender y colaborar en equipo con los compañeros que te rodean, éste es fundamental para el logro de objetivos y es una actividad de la que no podemos, ni debemos, tratar de escapar.

 

  • Identifica tus fortalezas, debilidades y estilo de liderazgo. Enfócate en conocerte y fortalece todas esas cualidades que te hacen ser tan tú y te destacan del resto de los candidatos. Tener claro lo anterior, te ayudará a responder las preguntas del millón en la entrevista: “¿Me puede mencionar 3 fortalezas y 3 debilidades?, Cuénteme la última vez que se enfrentó a una situación difícil y cómo la resolvió”.

 

¿Te parece útil esta información? Recuerda, el gran secreto del éxito es estar preparado cuando llega la oportunidad. 😉

Designed by Freepik

 

Fuente:

México registra la cuarta tasa de desempleo más baja de la OCDE

 

.
Share This
A %d blogueros les gusta esto: