Seguramente has escuchado millones de veces -palabras más, palabras menos- que si estás totalmente dedicado a tu pasión, tendrás una existencia feliz, exitosa y llena de gozo. Pasión es una palabra utilizada frecuentemente, sobre todo asociada con el trabajo. La pasión, se dice, no sólo te permitirá seguir adelante cuando otros descansan, sino que cualquiera que haya logrado hacer un nombre por sí mismo probablemente señale la “pasión” como una de las principales razones detrás de sus logros. Si no estás satisfecho con tu trabajo; sientes que la vida pasa dejándote sólo con remordimientos, estos sentimientos podrían estar arraigados en tu falta de pasión. Queda claro que esforzarse te llevará hasta cierto punto, pero la inercia de la rutina y el miedo al cambio te impide abrir los ojos para tomar acción.
Tal vez en este punto de tu vida te encuentras en un trabajo estable, pero en el fondo sabes que nunca te sentirás realizado. El problema es que lo que está en juego es invaluable. Me refiero a nada menos que tu felicidad. Tu vida te pertenece, y como tal, debes asumir la responsabilidad de decidir cómo vivirla al máximo. No esperes a estar en tu lecho de muerte para reconocerlo. Hoy, más que nunca, es posible hacer lo que te gusta y sacar beneficios tangibles de ello. Ojo: nunca dejes ningún trabajo hasta que no tengas cubiertas todas tus bases

¿Qué significa eso?

Dependiendo de qué quieras, ya sea abrirte camino en un nuevo ámbito laboral o fundar tu propio negocio, tienes que valorar tus opciones o ir construyendo las bases de tu empresa antes de aventurarte y renunciar a tu trabajo actual. Necesitas saber si serás capaz de mantenerte a ti mismo financieramente, conocer a fondo la nueva industria a la que quieres incursionar o si tu negocio es sostenible.

Sí, la pasión es una maravillosa cualidad para empezar, pero si no se combina con conocimiento y preparación, no da frutos.

Entonces, ¿cuál es mi pasión?

La pasión no siempre se presenta claramente en nuestras vidas. De hecho, la mayoría de las personas necesitamos un tiempo de reflexión para descubrirla; la reflexión es el primer paso para comenzar un cambio en tu vida, porque el éxito no vendrá si no sabes a dónde vas (descubrir tu pasión, es como encontrar tu propio manual de procedimientos).

Te compartimos 11 preguntas que pueden ayudarte a descubrir por qué necesitas encontrar tu pasión:

 

  1. ¿Mi vida está yendo exactamente como la imaginé o simplemente me he dejado llevar por la corriente?
  2. ¿Qué actividad estaría dispuesta a realizar cualquier día sin cobrar nada a cambio?
  3. ¿Qué actividad hace que el tiempo vuele?
  4. Si pudiera elegir hacer una sola cosa el resto de mi vida, ¿qué sería?
  5. ¿Cuáles son los temas de los que puedo leer todo el tiempo sin encontrarlos tediosos o aburridos?
  6. ¿Cuáles son mis libros favoritos de todos los tiempos?
  7. ¿Quién o qué envidio?
  8. Si pudiera viajar en el tiempo, ¿qué haría diferente?
  9. ¿Con qué estoy comprometida?
  10. ¿Qué activa al máximo nivel mi creatividad?
  11. ¿En qué soy buena? ¿Qué me hace mejor que el promedio?

 

Para mí, este es el primer paso. Antes de poner tu propio negocio, trabajar en tu primer proyecto o cambiar de carrera, tienes que saber qué te apasiona y por qué quieres hacerlo (motivación).

¿Por qué necesito encontrar mi pasión?

Debes estar consciente que hay millones de personas allá afuera que hacen lo mismo que tú, probablemente mejor. Sin embargo, no comparten la misma pasión. Tu pasión te hace sentir motivado, inspirado y te ayuda a tener una mente más clara sobre cuál debería ser tu siguiente paso.

Cuando sabes de qué vas, sobresales de la multitud; será un reto emocional, un acto de confiar en ti mismo, pero al menos dejarás de ser miserable, lo que definitivamente importa más que cualquier quincena. Es una manera interesante de vivir, te invito a probarla.

.
Share This
A %d blogueros les gusta esto: