“Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo”. – Julio Cortázar

Admitámoslo: la estadística dice que no tenemos el trabajo ideal. No importan las razones, simplemente es así. Incluso si nos desenvolvemos en el ámbito que soñábamos a los 15 años. A estas alturas, ya quedó claro que la experiencia real está muy lejos de aquellas ensoñaciones adolescentes.

Es por eso que se vuelve tan relevante desarrollar la capacidad de reconocer cuándo es el momento de dejar ir un trabajo. Nuestras habilidades, talento y tiempo son muy valiosas. Aferrarnos a recorrer caminos que no nos llevan a ningún lado, es el peor de los errores.

Yo también he estado en la encrucijada de buscar nuevos horizontes laborales, por eso aquí te comparto 7 preguntas clave para saber si debes cambiar de empleo.

¿Me la estoy pasando bien?

Si no disfrutamos lo que hacemos, entonces por qué hacerlo en primer lugar. Muy pocas cosas son lo bastante importante para realizarlas a pesar de significar una carga. El descontento se nota a kilómetros de distancia y afecta directamente el rendimiento. Por otro lado, está científicamente comprobado que cuando nos divertimos y hacemos lo que amamos, pasan cosas maravillosas (los clichés existen por algo).

¿Me siento motivad@?

Tod@s tenemos tiempos muertos entre proyectos y días en los que odiamos ir a trabajar. Sin embargo, cuando la falta de entusiasmo se convierte en el pan de cada día, puede ser que no estemos en el lugar indicado. Sin el empuje de la motivación es prácticamente imposible progresar; ésta nos produce sentimientos de emoción, felicidad, adrenalina, gracias a la motivación nos comprometemos y aumentamos la productividad. Yo quiero un trabajo desafiante que me dé la sensación de “misión y propósito”, ¿y tú?

¿Tengo agotamiento laboral?

Se le llama agotamiento laboral –burntout en inglés, cuando el cansancio acumulado se junta con la falta de interés. Nos volvemos irritables con nuestros seres queridos, pero también somos vulnerables a un sinfín de enfermedades que solo esperan un pequeño descuido del sistema inmunológico para atacarnos; los trastornos de ansiedad y la depresión son condiciones que pueden empeorar si permanecemos en un trabajo que causa estrés permanente.

Diseñado por Freepik

¿Este trabajo se alinea con mis metas?

Es tiempo de dejar ir cualquier actividad que no nos ayude a alcanzar metas personales y profesionales. Hay que invertir nuestra energía mental, emocional y recursos financieros en donde realmente importan. Si un trabajo no nos ayuda a ser nuestra mejor versión, y no impulsa nuestra carrera… ¡Adiós!

¿Me agrada mi equipo?

En el pasado, se me complicaba trabajar en proyectos con mis compañer@s. Sus hábitos cotidianos eran mi equivalente a una regla de metal rozando en papel bond. Volteaba los ojos cada vez que recibía un correo electrónico de alguien que no nos cae bien (incluyendo a la jefa o jefe). Ahora sé que el problema no eran ell@s, era yo. Sencillamente no encajaba ahí.

Diseñado por Freepik

¿La moral de la empresa es baja?

Nadie puede negar que la miseria compartida puede ser un punto de encuentro entre colegas. No obstante, cuando la razón de la infelicidad se genera a nivel directivo, algo está muuuuy mal. Incluso si nos sentimos comprometid@s con la empresa, debemos estar alerta de cómo se resolverán los problemas en el corto plazo. En ningún caso estamos obligad@s a permanecer en un ambiente tóxico.

¿Me siento infravalorad@?

Alguna vez tod@s hemos sentido que no estamos siendo remunerados de forma justa. Sobre todo si las responsabilidades adquiridas han superado por mucho nuestro sueldo, es momento de reevaluar. Yo me pondría a investigar rangos salariales de mi sector y prestaciones de otras compañías. Si confirmo que me están pagando poco (y no hay posibilidades de negociar), probablemente tendría que darle vuelta a la página.

En conclusión, somos l@s únic@s responsables de nuestra vida. Es una equivocación forzar las circunstancias, permaneciendo en un lugar donde somos miserables. Tampoco se trata de tirar la toalla a la primera de cambios, siempre debemos dar nuestro mejor esfuerzo primero. Pero el mundo no deja de girar si entendemos que hay ciertos contextos en los que no se puede florecer. Sigamos adelante rumbo a nuevos horizontes, no pasa nada.

¿Estás list@ para cambiar de trabajo? Suscríbete a StarTalent y no te pierdas ninguna nueva vacante.

Fuente:

Burnout (síndrome)

Cover Photo: Diseñado por Freepik

.
Share This
A %d blogueros les gusta esto: